Estos son los medicamentos que no debes tomar si ya han vencido

Al igual que ocurre con los alimentos envasados, los medicamentos también tienen fecha de caducidad. Se trata de una medida sanitaria que garantiza que ese fármaco es seguro y eficiente, sin embargo, la mayor parte de las veces que un medicamento ha caducado no se pueden apreciar cambios físicos a simple vista, como sí ocurre con la comida. Por este motivo, las autoridades sanitarias recomiendan no consumir un medicamento sin saber cuál es la fecha en la que expira, ya que podrían resultar alteradas las propiedades del medicamento y afectar a la salud.

El tiempo de efectividad de un medicamento puede variar debido a una serie de factores externos que harán que los compuestos se descompongan más rápido, como pueden ser el calor, la humedad o la luz directa del sol. Los fármacos que no se deben consumir fuera de fecha son los siguientes:

  • Anticonvulsivos y antiepilépticos
  • Nitroglicerina
  • Warfarina
  • Procainamida
  • Teofilina
  • Digoxina
  • Preparaciones tiroideas
  • Paraldehído
  • Anticonceptivos orales
  • Epinefrina
  • Insulina
  • Colirios

 

¿Qué significan las fechas en los medicamentos?

Fecha de caducidad: es la fecha hasta la que se garantiza la estabilidad del fármaco en su envase o recipiente original, no abierto ni manipulado y conservado en condiciones adecuadas.

Fecha preferente de consumo: es la fecha a partir de la cual el producto sigue siendo seguro para su uso, siempre y cuando se hayan respetado las instrucciones de conservación y su envase no esté dañado. Sin embargo, puede verse alterado su sabor o textura. La fecha preferente de consumo suele estar presente en productos dietoterápicos.

Fecha de elaboración: En algunos medicamentos se indica además la fecha de fabricación, muy importante no confundirla con la caducidad o el consumo preferente. Viene Puede venir expresada bajo las siguientes siglas: PROD/FAB o PROD/DATE.

Lote: es un código de identificación de los medicamentos que han sido elaborados con un mismo proceso de fabricación, es decir, se han fabricado a la vez, por tanto, va asociada a una fecha de elaboración determinada. Aparece siempre al lado de la fecha de caducidad o fecha preferente de consumo. Sirve para su trazabilidad, es decir para identificar de forma inequívoca unos determinados lotes en caso de que fuese necesario.

Fuentes:
Comunidad Madrid
EMedExpert: